Asco…

Posted on 24/12/2008

2


La mayoría de las personas me dan asco… no puedo evitarlo, su falsa moral, su poca autocrítica, su codicia… siento asco. Todo empeora a medida que los conozco, cuanto más se de su vida… asco, me dan pena y asco. 

Esa facilidad de amoldar la realidad a su conveniencia, esa liviandad de justificar sus fracazos a la mala suerte, la pésima idea de creer que son genios incomprendidos, que el mundo vive equivocado y que, por obra y gracia del demonio, no logran triunfar y cumplir sus objetivos. 

La renuncia al esfuerzo, el valor de la palabra, la solidaridad sepultada bajo una billetera que nunca termina de llenarse por su mediocridad, el dolor magnificado cuando es propio y minimizado cuando es ajeno,  la complejidad de la vida en sus movimientos y la estupidez que les impide a los otros encontrar las soluciones a problemas comunes, que casualmente, son los mismos que ellos dibujan como graves. Siento asco… ¿Ya lo había dicho?. 

La renuncia a la conducta, el respeto y la responsabilidad en los echos para convertirlos en estandarte de vida en las palabras… no puedo evitar sentir asco ante esta pereza mental,  me aburre este mundo, no puede entender como hacen para vivir si todo el día tienen que estar fingiendo sinceridad, preocupación y comprensión por el otro. No puedo vivir así… me da asco este estilo de vida. 

Renuncio a moverme por lo que piensen los demás, renuncio a decir lo que los demás quieren escuchar, renuncio a dibujar una cara en mi vida que no es la que tengo, no quiero ser amable, no me importa ser correcto, no sueño con ser exitoso. 

Hoy me conociste, dudabas de mi conducta y de lo que te decían de mi, no creías que era un persona con valores firmes e innegociables, no lo entendiste hasta que el auto frenó de golpe en medio de la Avenida Libertador y te baje… sobraban las palabras a esa altura, te baje… por que me das asco. Sos uno más, uno más que entiende que la justicia es injusticia para su lado.

 Después lo de siempre… personas que me viene a hablar por que actué asi. Pero hoy me sorprendí, nadie me vino a preguntar por mis acciones, vinieron a decirme que estaban de acuerdo conmigo y me daban la razón… esto me dió más asco todavía. Yo no se lo había contado a nadie… vos desde el taxi que te tuviste que tomar para llegar a tu casa ya habías llamado por teléfono a medio mundo. 

Me da asco esa cobardía de no saber guardar los problemas y dejarlos con quién los tenés, es automático, la gente necesita contar enseguida sus problemas y quedar como un inocente… yo me los guardo, nunca digo nada, ni a mi esposa pensaba decirle…

“Estás loco” me dijiste con cara desconcertada cuando te dejé tirado en el medio de una avenida, “estás loco”… puede ser, no me importa saberlo. Pero vos “estas muerto en vida”… y yo sigo con mis ideales adelante. 

Firmes, nuevos… y me siento libre. 

Tus verdades se las podés contar al taxista… el viaje conmigo terminó.

Anuncios
Posted in: Uncategorized