El 7º mandamiento… ¿Donde nos lo metemos?

Posted on 09/01/2009

0


 

El fin de semana tomando mate a la orilla del río escuché una historia de no creer, aún para los que como yo, creemos que la religión se amolda a todas las circunstancias.  Hoy es el día de la confirmación. 

Desde que volví a la Argentina no deja de llamarme la atención la cantidad de imágenes del Gauchito Gil que se ven por todas partes, hasta en la ciudad, todas decoradas con trapos rojos, velas, botellas con agua, pañuelos  y cualquier elemento que se tenga a mano. No creo en los milagros, pero he de reconocer que este gaucho hizo uno. 

¿Cuál fue el milagro? conseguir que la iglesia católica no sea la única que se vale de los santos para robar, que no es poco. Por que señoras y señores… pasen y vean a este santo que adoran… LOS LADRONES. 

La historia es así, antes de un robo los ladrones (que esta vez no son los curas) van a pedirle al santito este que no los maten, que el robo les salga bien, que no los encarcelen, que no les fallen las armas, que la víctima tenga mucho dinero, vamos… que le piden de todo, y nada es bueno. Ya que el fin no es noble. 

Resulta que hace un tiempo, en Corrientes, nació un hombre llamado Antonio Gil Núñez, esto fue hace poco 1847 más o menos. El tipo tiene un historia normal para la época, problemas con un policía que lo obligan a irse de su pueblo, se alistó en el ejército para combatir en la guerra contra el Paraguay y después se dedicó a vivir robando ganado y compartiendo su robo con los pobres, convengamos que una vaca era mucho asado para él y sus dos acompañantes así que tampoco era muy loable lo que hacia. Daba lo que le sobraba y no era de él en cierta forma.

 

 

un asalto!....

Arriba las manos... esto es un santo!... digo: un asalto!....

 

 

Como es un santo pagano, no está reconocido por la iglesia,  no hay misas en su honor, pero la iglesia participa de estos actos,  manos o menos estoy diciendo esto para que quede claro: La iglesia participa en un acto donde van muchos delincuentes a pedir… y no justamente para hacer el bien.

Así estamos, así andamos… ah por cierto, si fuera policía creo que aprovecharía estas reuniones anuales para hacer un par de detenciones, creo que es bueno que trabajen una vez al año… pero que boludo!… que estoy diciendo!: Me estaba olvidando que los ladrones ese día no trabajan, van a tocar una piedrita con forma de patoruzú…   

Bueno, no pierdo la esperanza, tal vez cuando se haga el homenaje al santo de la policía detengan algún ladrón… ese día van todos los delincuentes también. 

Amén… 

Anuncios
Posted in: Uncategorized