Los demócratas… en su laberinto

Posted on 10/01/2009

2


Marzo del 2006: Los franceses se oponen a la ley laboral, Arde parís

Noviembre del 2007: Un chico se esconde de la policía y muere electrocutado, durante días… Arde París.

Diciembre del 2008: Un policía mata a un joven, arde grecia…   

Enero del 2009: Tres jóvenes lanzan un cóctel molotov contra un cuartel de la Guardia Civil en España.  No arde nadie… pero se los considera terrorístas

terroristas1Gobernar desde el miedo siempre fue efectivo, la gente tiene la fuerte necesidad de sentirse protegida y pide por sus derechos el “endurecimiento de las leyes”. Los políticos se ven en su salsa, y todo lo que sea cortar libertades los favorece a la hora de conseguir sus objetivos.

En España hoy (¿gracias a ETA?) cualquiera que no sea terrorista, puede ser acusado de serlo, una manifestación en defensa de un puesto laboral, la muerte de un joven a manos de la policía o  un reclamo sindical. Basta para esto tirar un cóctel Molotov y que caiga cerca de un madero o de una comisaría. Ya está. El caldo está servido. 

Peligroso camino recorren “los demócratas” cuando permiten y facilitan el recorte de libertades en post de la seguridad. Si vemos que un aeropuerto tratan mal a una persona por llevar un turbante o ser musulmán no nos molesta, el problema es, y está, que todo eso lo van a usar contra nosotros cuando quieran. 

Tres chicos, tres tristes chicos, de esos que entienden por su juventud y su inexperiencia uqe la revolución es violenta y tirar un cóctel molotov es un acto de rebelión van a la cárcel… son jóvenes, no entiende siquiera la gravedad de sus actos, la sociedad no los considera siquiera responsables para votar, pero si para encarcelarlos. 

Estamos pidiendo un mundo donde todo esté regido por la ley, donde la rebeldía adolescente se pague como la estupidez de un adulto que mata por sus ideales. Donde nadie tenga derecho a equivocarse. Sin dormir en un sistema carcelario.

Estos no son terroristas, no se confundan. Si hasta me atrevo a asegurar que se les borraron los ideales y el espíritu revolucionario que tenían con el miedo que sienten en la cárcel. Pero en las estadísticas del gobierno quedarán como tres detenciones más. Y van a parecer más eficientes.  

Pido, por ellos, por mi libertad, y por un mundo sin culpables inocentes… ni terroristas inventados. 

Anuncios
Posted in: Uncategorized