Los sionistas de Menéame…

Posted on 12/01/2009

50


Tengo un amigo judío, supongo que esto me va a librar de toda acusación de nazi, pero es verdad, tengo un amigo judío… tal vez por eso me acusen de sionista, y no pueda defenderme, porque mi amigo es judío, y yo como buen amigo, debo hacer mías todas sus causas. Aún las que no apoya como el ataque de Israel a Palestina.

 Es doloroso en lo personal ver como acusan a mis amigos de sionistas, nazis, racistas, homófobos, católicos, ateos, según el hilo de la discusión y en base a la noticia de moda. Es doloroso por que veo, y conozco, ese esfuerzo que hacen día a día para mantener a Menéame como un sitio justo y libre. 

Martín Varsavsky  es socio de Menéame, además, es judío. La hipocresía popular dice que este empresario argentino-español nos está obligando a todos los administradores de su Web a defender a Israel y que todos juntos trabajamos en grupo para esconder la matanza que realiza el ejército judío contra una sociedad “terrorista”.

Nunca vi a Varsavsky en mi vida, ni en Menéame, hace como dos años, o algo así, cuando recién había comprado Menéame pude leer algún que otro comentario suyo como usuario, pero, entre otros detalles, Varsavsky a diferencia de Galli o deBenjami ni siquiera figura en la lista de correos de Admis de la Web. Su presencia es nula. 

Quienes conocen mi usuario en Menéame saben que clase de persona soy, polémica, provocadora, políticamente incorrecto y a veces, no muy seguido, divertido. ¿Por qué soy así?… es fácil, por que Menéame es un lugar libre donde a nadie se le dice que tiene que decir o hacer, en Menéame se respeta la opinión personal por sobre todas las cosas, lo que no se permite, es la agresión, la difamación y el acoso entre usuarios. Cuando se banea a alguien es por que claramente pasó el límite de lo tolerante, no por que haya molestado a los dueños. 

Los administradores de Menéame aguantamos cosas ínfimas, desde insultos hasta quejas, desde infamias hasta persecuciones en nuestros blogs, persecuciones, que hoy lamentablemente se hicieron extensibles a todos los usuarios que voten contra los intereses personales de “algunos” usuarios. Las amenazas ya no son nuestra exclusividad. El patoterismo 2.0 llegó a Internet. 

La negativa a publicar fotos de personas descuartizadas, ensangrentadas, mutiladas, madres llorando ante el cadáver de sus bebes, y todos los “daños colaterales” que deja una guerra, reavivaron el fuego de las acusaciones, ahora somos más sionistas que antes, ahora defendemos a Israel con uñas y dientes, perdónenme, el amarillismo no es una ideología política, es una visión del mundo. Muy triste por cierto.

 Algunos “progresistas” están sacando sus trapitos al sol, sus trapitos fascistas, acusan a usuarios por el simple hecho de “votar negativo”, por el simple hecho de “opinar diferente”, o por cualquier cosa que se “entienda” contra la causa Palestina. Los progresistas de Menéame acosan, amenazan, persiguen por ideología… y yo que pensaba que esto lo hacían los fascistas… que mal que entiendo el mundo. 

La democracia está en coma, votar, opinar y decir son motivos de crucifixión en una plaza pública 2.0, de linchamiento cibernético, de empalamiento en facebook, este mundo libre que soñamos y que se llama Internet, está gobernado por intolerantes, y no son los gobiernos de turno de cada país. Son los usuarios comunes los que cortan la libertad de los que simplemente tratan de participar.  

Tengo un amigo judío… No es Varsavsky, pero estoy seguro que si mi amigo leyera les comentarios que hoy podemos ver en Menéame, y las actitudes que se están mostrando, tendría miedo. Yo a veces lo tengo y no soy judío. 

Al igual que a mis amigos a mi me acusaron de  sionista, nazi, racista, homófobo, católico, ateo, según el hilo de la discusión y en base a la noticia de moda. Si todos nos acusan, es señal que tan mal no estamos haciendo las cosas, y mientras sigamos haciéndolas así, Menéame será un sitio justo. 

Anuncios
Posted in: Uncategorized