Semáforo…

Posted on 13/01/2009

0


Ahí está preparado para salir a hacer malabares con tres pelotitas viejas de tenis adelante de los coches, espera paciente que corte el semáforo para empezar a trabajar y ganarse una moneda, ahí está… pero el semáforo nunca va a parar los coches. 

Simplemente por que en la esquina de Dorrego y Vera no hay semáforo… una cuadra más para el lado de Av. Córdoba sí, en la esquina de Guevara y Dorrego. Pero su química alterada artificialmente le impide darse cuenta de este detalle. Y se bambolea, se ríe… Espera. El tiempo en su mente pasa muy deprisa. 

Yo estoy sentado en la vereda de una bar viejo y sucio, siempre paro ahí por que hacen una comida espectacular, un hamburguesa a la tarde nunca es malvenida y la estamos esperando. 

-Flaco… te vas a cagar de hambre, te afanaron el semáforo… 

Mira sorprendido… mira al cielo buscando un semáforo que no está, y que nunca estuvo, que solo lo vio en su imaginación…

-Uhhhh que boludoooo… y se la larga a reír estrepitosamente. 

Se acerca a nuestra mesa, a mi me gusta hablar con este tipo de personas, aprendo, junto historias, es parte de mi día, a mi compañero todo lo contrario, él cuanto más lejos los tenga mejor, la imagen es parte primordial de su vida, aunque sabe disfrutar de las maravillas culinarias populares como yo…

Trata de pararse a nuestro lado, no lo consigue, el “mambo” es más fuerte que sus intenciones, se vuelve a reír… y vuelve a intentarlo. Esta vez digamos que lo consigue. Por lo menos enfoca la vista hacia donde estamos. 

Ante la mirada de mi compañero cruzamos unas palabras: 

– Me encontré con unos amigos en el parque y….

– Estás pasado de rosca… 

– Noooo qué va!… estoy bien. 

– Uno de tus amigos se llamaba “Paco” ¿no?

-(Carcajada) siiiiii, ¿fumás vos?.. 

– No, no me meto nada… y vos deberías meterte menos… 

– Qué va!… pa que!… ya está… nosotros estamos quemados… ¿tenés algo para darme para la inteligencia?…. 

– No, para la inteligencia no, para el estómago si… ¿querés algo?. 

– No loco… no tengo hambre… 

– Cuando te pinte el bajón te vas a arrepentir de decirme que no, andá… el semáforo está en la otra esquina… 

– Yo soy artista… mirá!.. 

Las pelotas se le caen una cantidad incontable de veces, las levanta, trata de hacer malabares pero fracasa una y otra vez, vuelve a intentarlo… vuelve a fracasar. “El intento es el primer paso hacia el fracaso”. (Homero Simpsons) le digo a mi amigo, se ríe…

Y ahí se va, en busca de un semáforo que no sea imaginario… con sus pantalones piratas y su remera roja sucia, en busca de una moneda, mientras voy a buscar mi hamburguesa escucho una frenada fuerte y un insulto gritón. “encontró el semáforo,” pensé.. “pero no donde estaba”. Concluí. 

Anuncios
Posted in: Uncategorized