No quiero creerle a la Tv…

Posted on 14/01/2009

2


Hoy es miércoles, un día más. 

La semana pasada conté en “por una sonrisa” la historia de unos chicos que vienen a casa una vez por semana y desayunamos juntos, hoy es miércoles, hoy hace calor, hoy volvieron. 

No me gusta la televisión cuando es real, odio los programas de noticias, de debates, de  “información”. Toda la semana escuchando que robaron a dos jubilados violentamente, les tocaron el timbre pidiendo una colaboración y cuando salieron a darles algo se les metieron en la casa. 

En alguna esquina de Buenos Aires un limpiavidrios robó a un automovilista por que este no le quiso dar una moneda a cambio de sus servicios. O lo cagó a trompadas, o lo amenazó de muerte. Da igual, eso puedo ver en un canal de noticias. 

Chicos explotados por mafias que los obligan a robar, que les enseñan a ser violentos y a buscar oportunidades para delinquir, Que no tienen sentimientos y que no le dan valor a la vida. Que para ellos matar es lo mismo que vivir, no entienden la diferencia. Eso puedo escuchar en los canales de TV con debates políticos. 

Hoy desayunamos en la puerta, les conté, que la semana pasada había contado su historia en mi blog, les expliqué lo que era un blog, y que muchas personas leyeron su historia, les conté, que las visitas a mi blog estallaron y que ellos tres eran los protagonistas de esta película. 

La primera en reaccionar fue ella, se acomodó su sucia y gastada blusita celeste, se peinó, como si miles de cámaras la estuvieran enfocando, por un momento, me imagino se creyó una de esas Divas de la TV a las que tanto admira. Dibujo una sonrisa tímida en su cara. Y no dijo nada. 

El más chiquito hoy no corrió para todos lados haciendo lío, se quedó sentado, escuchando y preguntando, poco entiende él de la distancia, no sabe donde queda España y no conoce lo que es Internet. Globo terráqueo  mediante, logramos demostrarle que en un lugar lejos en el mundo, la gente conocía de su existencia.

El más grande conoce algo de Internet por que en su barrio hay vecinos que se conectan, o eso dice, me preguntó que decía la gente, que pensaba de ellos y voy a ser muy sincero, Les mentí.

Les dije que miles de personas les deseaban mucha suerte y sabían que ellos, por que eran educados y trabajadores iban a triunfar en la vida, que iban a llegar muy lejos, que todos aseguraban que el día de mañana iban a vivir en una linda casa con jardín y televisión, tal vez con computadora. Tal vez en un barrio lindo. Tal vez…

Pero no me arrepiento de mi mentira, se que solo fomenta una ilusión volátil en sus mentes, que cuando vean su realidad se terminó este mundo soñado. Pero por lo menos les di esperanza, les aclaré que para tener todo eso tenían que estudiar y trabajar mucho pero que por sobre todas las cosas necesitaban Esfuerzo… que en la vida el camino fácil no es el más placentero.

 Terminamos de desayunar, agarraron su viejas bolsas y se fueron, ella, caminaba como una modelo en su partida, creo que se sentía por una vez en su vida, querida y admirada, el enanito ya se había olvidado de todo y ya andaba a las corridas por la calle tras los gritos de su hermano. El más grande… el más grande no tiene tiempo para soñar, el es que lleva la responsabilidad de todo sobre sus hombros de adulto de 9 años.

Vuelvo a casa, en la TV dicen que un cartonero agredió a un vecino en Palermo… que un pobre robó en una casa de un barrio adinerado… que un borracho mató a un… apago el televisor.

Y comienzo a pensar seriamente en darme de baja de la TV por  cable…

Chicos, les mentí… pero no tanto. Con esfuerzo, trabajo y un poco de suerte. Su vida va a cambiar. Juntos los vamos a conseguir.

Anuncios
Posted in: Uncategorized