Mis historias… Capitulo Final.

Posted on 08/10/2009

1


Dejamos Oviedo y vamos a Cataluña…

Dos días y al Hospital:

Recién llegado a Cataluña, y tras 4 meses de no estar en familia, mi hija no tiene mejor idea que levantar temperatura. Cuando estábamos llegando a los 40º salimos para el hospital.

Llegamos al hospital y cuando nos atiende la doctora, muy catalana ella, solo se dirigía a mi esposa y a mi en catalán, le expliqué que llevaba dos días en la ciudad y que no entendía. No fue suficiente para convencerla. Volví a pedir un cambio de lengua… no hubo efecto.

Un poquito cansado por el viaje, un poco molesto por la situación y mucho porque no me gustan que me boludeen, armé una en el consultorio una de las grandes, mi argumento era que ella podía hablar en catalán, pero que yo tenía derecho a saber y entender cuando de la salud de mi hija se trata.  Conclusión, cambio de doctor y todos en paz.

Esta historia, tiene el dulce encanto del insulto, por que si bien fue corta en realidad me llevó varios días de enfrenteamiento dialéctico con dos catalanes a los que aprecio mucho. DZPM y Jotape… a los insultos nos conocimos, con el tiempo nos soportamos…

El desalojo:

Cuando mi esposa emigraba para Cataluña alquilamos un piso por teléfono, el piso, en la calle Lepant en apariencia estaba muy lindo (salvo la entrada queera espantosa) pero venía con sorpresa.

No solo que los caños de agua se rompían incansablemente inundando toda la casa, un domingo, la persona que nos alquilaba el piso, me toca el timbre de casa y me dice amblemente: ” El contrato de alquiler del piso se termina el martes, si no dejas el piso para ese día lo renuevan automaticamente a tu nombre”.

En ese momento me entero que este buen hombre había alquilado un piso para unos parientes inmigrantes que no conocía y le había salido mal, como no quería perder plata sub-alquiló, algo que está prohibido y me pasaba a mi todo el problema en 48 horas… era obvio que la intención del aviso a último momento era para no darme tiempo a reaccionar.

Yo llevaba 15 días en Cataluña… una agarrada en el hospital y el viernes, dos días antes, había comenzado a trabajar en una empresa de correo con mi camioneta. Mi esposa estaba trabajando y seguía los hechos por teléfono y sin entender nada.

Salí picando para el Pont de Vilomara donde vive Xavier, lo había visto por primera vez dos días atrás y me encontraba un domingo en la puerta de su casa pidiendo ayuda para poder dejar mis pertenencias en su garage hasta que consiguiera otro piso.

Debo ser sincero, yo me hubiera mandado a la mierda… pero Xavier y su familia no son así, me habrieron las puertas, se aguantaron mis cosas un més y nunca, nunca se quejaron…

Ese domingo guardé todo en cajas mientras mi hija.. de 9 meses saltaba de un lado al otro sin entender nada… yo solo embalaba… no hacía otra cosa. El lunes era fiesta en cataluña así que terminé de embalar y mudé todo a casa de Xavi, el martes a las 9 de la mañana ante el asombro de “Jordi”, el hijo de puta que me quiso cagar… entregamos el piso limpio y en condiciones. El tipo no entendía nada.

De acá en más todo fue asombroso, mi esposa en cuatro meses conocía de vista a varias personas, todas ellas, sin preguntas, nos fueron ayudando a reorganizar nuestra vida, que a esta altura era caótica. Viviamos en el living del departamento de unos amigos que tenían 5 hijas… más la mia, más nosotros durmiendo en un colchón en el piso.

Si salimos de esta situación fue por ayuda de los españoles, los argentinos (uno de ellos trabajaba conmigo) solo te decían “que cagada che…” pero ninguno se ofrecía a darte una mano. Es la triste realidad.

¿Por qué cuento todo esto?… no lo sé claramente, pero me duele mucho, realmente, cuando veo que desde la Argentina hablan mal de los españoles por algunos que no pasan Barajas. Sinceramente, me duele.

Emigré… llegué a Oviedo por voluntad propia un sábado con mi esposa y dos valijas, mi familia tenía conocidos y contactos en Asturias y yo, no quise deber favores a nadie.  Venía de 11 robos (con revolver en la cabeza en 9 meses) y estaba roto por dentro, solo quería paz y no quería gente encima… de aquel sábado de pascuas del 2000 a el 1 de febrero del 2008 corrió mucha agua.

Fui tomado como un hijo más por Julia y Miguel, que sin conocerme me dejaron ese verano viviendo en su piso. Fuimos, mi esposa y yo, sus dos hijos nuevos a los 4 que tenían, que nos trataron como hermanos durante nuestra estadía en Asturias.

Llegando a Navidad se enteraron que nosotros íbamos a pasarla solos, nos abrieron su mesa, nadie se puede imaginar lo importate que fue ese momento en nuestras vidas, al punto que todos los años, sin importar donde estábamos, volvíamos e pasar la navidad con ellos… no había navidad sin la familia Bellón-Martos. Escribo esto y lagrimeo…

En cataluña… Los Garcia, fuimos tres más en su grupo familiar, es indescriptible el trato que nos dieron, la solidaridad con que nos trataron y la ayuda incondicional, la única contra que tienen es que hablan en catalán y son del barça… pero los perdono.

Cuando critican a los españoles siento que critican a Julia, a Miguel, a Irene a Paco… a Andreu, Mary, Xavi y Montse… al personaje de pedrito y a Magda.. a Olga y Ricard… no sé. Creo que antes de generalizar deberían pensar en los más de 100.000 que pasaron, y que fueron acogidos.

Después, mucho después, llegué a Menéame. Donde me hice de un montón de amigos virtuales, Carme, Benjami, Liam, DZPM, Jotapé, Tora, S0phisma, Pierre, R0uzic, Taikochu… que se yo!… esos son los de la primera hora…  esos amigos un día me invitaron a una quedada… y ahi entiende uno lo que es la verdadera España: Un paisano de cada pueblo echando risas, tomando y defendiendo su cultura, con respeto… y con muchas risas.

Los que me critican, argumentan que debería volver a España si tan buenos son… y lo haría. Por que es un pueblo noble. Aunque quieran venderme otra imagen.

Ahora, después de tantos años… después de tantas personas conocidas. Estos son los hechos “desagradables” más importantes que viví… pero atrás de cada español mal educado hubo siempre… más de un español que me me defendía. A esto quería llegar, gilipollas hay en todas partes, pero por suerte abundan de los otros en la península ibérica… los que te tienden la mano, y nunca con el puño cerrado.

A todos ellos un Abrazo.

De corazón…




Anuncios
Posted in: Uncategorized