¿Hablamos de vampiros?…

Posted on 01/12/2011

0


Es de noche, son las 3 de la mañana y estoy en mi oficina, se me ocurre revivir el blog con su significado inicial, hablar de las cosas que tengo ganas.  Vamos a hablar de vampiros…

El tema salió hace unas noches mi hija mediante, tras la típica pregunta infantil si los vampiros existían, si se comían a los hombres y si podrían entrar en casa.  Comenzamos hablando de los verdaderos vampiros, esos que chupan sangre de animales y de humanos   y terminamos hablando de lo que a ella realmente le interesaba, de los vampios de ficción.

Los vampiros son demonios, personas no muertas víctimas de suicidios  o maldiciones ( y llegamos a la primera contradicción) el vampiro puede ser víctima de un suicidio… pero no esta muerto. ¿Cómo se suicida uno sin morirse?.

Si usted es un cobarde y no se anima a suicidarse o a recibir una maldición de una bruja no se desaliente, tiene otra forma de llegar al objetivo:  Que un vampiro lo muerda.

¿Y cómo es la vida de un vampiro?… veamos lo que le espera.

Los vampiros son personas despreciadas, nadie se preocupa por un vampiro y por su situación, nadie se apena por su realidad, llevan una vida solitaria y  doliente. Aunque muchas veces lujuriosa.

La creencia nace en Europa a principios del siglo XVIII, y como toda creencia se expande velozmente y se alimenta con detalles pertenecientes a cada cultura a la que llega, hoy en día después de Drácula nosotros conocemos una versión refinada de los vampiros, una versión muy Francis Ford Cóppola.

Hay una parte de realidad en esta historia, hay culturas donde se cree que los vampiros se alimentan de sangre humana, pero también las hay donde se cree que los vampiros se alimentan de personas muertas.

Viajemos a Francia para conocer una de las historias sobre vampiros más llamativas:

A comienzos del siglo XIV un vampiro fue acorralado en la cripta de la catedral de Amiens y la población entera rodeó el lugar. Veinte hombres armados con un sacerdote a la cabeza, llevando un crucifijo, entraron y capturaron al vampiro que, pensando escapar mediante una estratagema, había asumido el aspecto de un conocido ciudadano, lo que no impidió que lo ahorcaran y descuartizaran en medio de abominables orgías populares.

El ciudadano cuya forma había asumido el vampiro quedó tan afectado por el siniestro episodio, que no volvió a aparecer en Amiens, y su destino sigue siendo un misterio…

Ambrose Bierce (1911)

Esta historia nos lleva a una de las particularidades de los vampiros, convertirse en otros seres, generalmente creemos que los vampiros se convierten en murciélagos, pero quién haya visto Drácula recordará que el Conde sube a un barco convertido en rata, corre por un bosque con forma de Lobo,  y como nos relata Bierce también pueden tomar la forma de otras personas.

Volvamos a Buenos Aires…

En los años 60 ( algunas versiones indican que en los 70) llega a la ciudad El Circo de los Zares, más allá de su nombre era un circo pobre, y de poca reputación.

Una día,  Boris Loff, encontró a Belek, un enano prusiano de ascendencia húngara, succionando prolijamente el cogote de un mono tití, lo expulsó de la compañía no sin antes acordarse un rato de su hermana, su madre y su abuela y el cabaret donde trabajaban.

Cuenta la historia que Belek se refugió en el barrio de Flores, y que tras el incidente anduvo varios días a la deriva por sus calles sin recibir compasión alguna, hasta que encontró refugio en una  vieja casona abandonada en la calle Recuerdo, esquina Castañón.

Los vecinos del barrio notaron que con la llegada del enano los gatos desaparecieron, primero los callejeros, más tarde los hogareños, y no es precisamente por cambiar de barrio… dicen que Berek se los bebía vivos. Hasta que no quedó ninguno.

Entre las anécdotas se cuenta que una dama fue mordida en los tobillos mientras espera el colectivo 63… que la venta de ajo creció a un ritmo vertiginoso.  Y se dice que una vecina declaró varios periodistsas que el enano no sólo era un vampiro, sino que defendía una postura marxista.

Cuentan que cuando fue atrapado y lo llevaban para la iglesia escapó, y que desde ese día vive en el cementerio de Flores. Comiendo gatos y restos humanos que roba de las tumbas.

Creo, sin temor a equivocarme, que Berek murió de hambre ante la imposibilidad de llegar al cuello de humano para beber su sangre, la naturaleza fue cruel con él… hacerlo vampiro y enano es una jugada cruel del destino imperdonable.

Los vampiros y el ingreso a las casas:

La leyenda dice que no pueden ingresar a una propiedad sin ser invitados, agrego yo… sin ser invitados 3 veces, es muy fácil ser invitado una sola vez, vamos a ponerle algo de complejidad.

Voltaire se dedicó al tema y aporta un poco de confusión sobre este postulado, por la simplicidad que tendrían los vampiros tras su escrito de ingresar a cualquier sitio. Según el francés los vampiros no necesitan invitación para ingresar en edificios públicos, en hoteles y hospedajes o en casa abandonadas, sigue narrando que el dueño de la propiedad no necesita saber que está invitando a un vampiro y que pueden entrar y salir las veces que quieran una vez que fueron invitados, o de la casa de otro vampiro.

El grado de dificultad lo pone diciendo que las habitaciones se consideran propiedad privada, y que para entrar en ellas tienen que cumplir los mismos requisitos que para las casas.

Pero no resulta fácil dormir siendo vampiro, más allá de tener que hacerlo en horarios donde el sol molesta, no pueden dormir fuera de su tierra natal, ahora entienden por qué cuando viajan en las películas llevan ataúdes llenos de tierra putrefacta y maloliente.

¿Los vampiros soportan la luz del sol?.

La respuesta debería ser SI, ya que hasta 1922 los vampiros y el sol no eran enemigos, ese año se filmó la película   “Nosferatu, una sifonía de horror” dirigida por Wilhelm Murnau, hasta ese entonces los relatos contaban que si tenían problemas de movilidad durante el día, algunos argumentan que esto se debe a su vida nocturna,  otros, son más filosóficos, y sostienen que odian el sol por que bajo su luz se desarrolla la vida. Unos románticos los muchachos.

Los vampiros y el ajo.

En la edad media, en Europa, se creía que durante los primeros días los vampiros se guiaban por el olfato, para evitar su conversión se colocaba un diente de ajo en cada uno de los nueve orificios corporales.

(PAUSA >II)

Les voy a ahorrar la cuenta: Dos en los ojos, dos en la nariz, la boca, los oídos y van 7… el recto… 8 y el último la vagina (en las mujeres) y el meato en los hombres.

Un diente de ajo en la vagina no me extraña, conozco mujeres que se meten cosas peores… ¿pero un diente de ajo en el meato?… no jodan. Imposible

(PLAY > )

Como matar un vampiro:

Depende el lugar del mundo donde nos enocntremos:

En creta, hay que hervirle la cabeza en vinagre ( imagino que el vampiro no va a estar de acuerdo)

En Prusia, Se le ponen semillas de amapola en la tumba (fácil y rápido)

En Macedonia, se le echa aceite hirviendo encima o clavarle una estaca en el ombligo.

En Inglaterra hay que enterrarlo con un limón en la boca

En Babaria hay que decapitarlo con un hacha de plata

En Polonia, hay que enterrarlo boca abajo

En Rumania ha y que sacarle el corazón y cortarlo en dos partes, ponerle ajo en la boca y clavar una estaca en la cabeza… los pibes se lo toman en serio.

Algunos de ustedes pensarán que me olvidé de hablar de los vampiros y los espejos, donde no reflejan su imagen ( Convencí a mi hija que era muy fácil reconocer a un vampiro ya ue tiene toda la cara cortada por no poder ver cuando se afeita) pero algunos sostiene que se lo puede matar atrapándolo entre dos espejos.

Pero la forma más segura de matarlo, es arrojando al vampiro al agua de un rio o del mar, ya que el agua que corre no permite que un vampiro se mueva en ella, por lo tanto, no podrá moverse y morirá de hambre a los pocos días.

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized